la neuroeducación: Qué es, para qué sirve

Anna Forés Miravalles

https://blog.cognifit.com/es/neuroeducacion-que-es-y-para-que-sirve/

¿Qué es la neuroeducación, para qué sirve?  La neuroeducación o neurodidáctica es una nueva visión de la enseñanza que se basa en aportar estrategias y tecnologías educativas centradas en el funcionamiento del cerebro. Esta nueva disciplina educativa fusiona los conocimientos sobre neurociencia, psicología y educación, con el objetivo de optimizar el proceso de enseñanza y aprendizaje. Aquí te explicamos todo sobre la neuroeducación: qué es y para qué sirve. También te damos algunos consejos para aplicar en el aula y en casa. La neuroeducación cambiará la forma en la que los niños estudian y aprenden ¡Aprovecha los descubrimientos sobre cómo el cerebro adquiere nuevos conocimientos para educar mejor! 

Neuroeducación

¿Qué es la neuroeducación o neurodidáctica? Definición y concepto

La neurodidáctica, también denominada neuroeducación puede definirse como una disciplina puente entre la neurología y las ciencias de la educación, en la que la psicología educativa tiene un papel clave.

Se trata de un proyecto de…

Ver la entrada original 656 palabras más

Anuncios

Neurociencia y educación: 12 principios que todo educador debería conocer

Anna Forés Miravalles

http://www.eligeeducar.cl/neurociencia-educacion-12-principios-educador-deberia-conocer

En su libro, Neurociencias y educación: Guía práctica para padres y docentes, Marcela Garrido Díaz intenta responder la necesidad que tienen los padres y los educadores de entender cómo funciona el cerebro. En cuatro capítulos, la autora habla de los componentes del cerebro, de los procesos de maduración, del desarrollo armónico del cerebro y de algunos factores que inciden en dicho desarrollo. Además, Garrido expone ejemplos para relevar la neurociencia como un elemento indispensable de la educación y explica, en términos simple, qué es el aprendizaje y cómo ocurre éste.

Lo primero que explica la autora es que el aprendizaje es un procesos en el cual se adquieren y se modifican algunos conocimientos, valores, conductas, destrezas, habilidades y comportamientos, como resultado de una instrucción formal o informal, del estudio, la experiencia, el razonamiento y la formación. Aunque no se sabe mucho de la neurofisiología del aprendizaje, menciona Garrido, sí…

Ver la entrada original 871 palabras más

10 Diferencias entre Inclusión e Integración

inclusion-integracion
Discapacidad puede ser el término más adecuado, para no herir la sensibilidad, ante una carencia física o mental. Discapacidad no denota ningún carácter personal, sino una carencia, ante el mundo o ante las circunstancias de una situación. Discapacidad para volar por nuestros medios o para respirar bajo el agua, lo mismo que discapacidad para camina u oír. Es una constatación de carencia o inhabilidad. Discapacidad e Integración Escolar y Social son términos de pedagogía actual, pero en los últimos lustros hemos pasado de la integración a la inclusión.
En este artículo os planteo 10 diferencias entre lo que es integración y lo que es inclusión de la discapacidad. Utilizo discapacidad, pues como decía un paisano mío “Al buen entendedor con pocas palabras bastan” y percibo que la sociedad se pierde en terminologías y etiquetas, antes de afrontar con motivación el reto de la integración.

Utilizo el término discapacidad con conocimiento de causa teórico-práctica, pues mis estudios de Magisterio me permiten estar al día de la terminología utilizada, como “Diversidad Funcional“, pero por mi situación de vida, vivo y he vivido mi discapacidad en primera persona, he sido alumno con necesidades educativas especiales, soy paralítico cerebral, aunque prefiero denominarme “cojo”, pues así me entiende todo el mundo, y las ayudas y apoyos a la integración, muchas veces, quedaron en “agua de borraja”, pues los estudiosos y teóricos que pretendieron ayudarme, muchas veces lo hicieron desde su cómodo sillón, sin pisar mi realidad, ni tan siquiera preguntarme.. La Ley del “Para todos café”, porque “nos obligan” a tenerte integrado.

  • La inclusión no se centra en la discapacidad o el diagnóstico de la persona. Se centra en sus capacidades.
  • La Inclusión Educativa no está dirigida a la educación especial, sino a la educación, en general.
  • La Inclusión no supone cambios superficiales en el sistema, supone transformaciones profundas.
  • La Inclusión no se basa en los principios de igualdad y competición. Se basa en los principios de equidad, cooperación y solidaridad.
  • La Inclusión Educativa se centra en el aula y no en el alumno.
  • La inclusión no intenta acercar a la persona a un modelo de ser, de pensar y de actuar “normalizado“, acepta a cada uno tal y como es, reconociendo a cada persona con sus características individuales.
  • La inclusión no es dar a todas las personas lo mismo, sino dar a cada una lo que necesita, para poder disfrutar de los mismos derechos.
  • La inclusión no persigue cambiar o corregir la diferencia de la persona, sino enriquecerse de ella.
  • La inclusión educativa no persigue que el niño o niña se adapte al grupo, persigue eliminar las barreras con las que se encuentra, que le impiden participar en el sistema educativo y social.
  • La inclusión no disfraza las limitaciones, porque ellas son reales.
Comparación de Términos
El término inclusión es más amplio insiste en la defensa de una escuela formada por toda la comunidad educativa. En la Escuela Integradora los alumnos, alumnas y sus familias son receptoras de la acción de la escuela y su participación se suele limitar a eso, dado que se les considera los clientes del proceso y no los agentes del mismo.
La Escuela Integradora se fundamenta en principios educativos. Por ello en la Escuela Integradora los alumnos y alumnas aportan su presencia y esperan recibir un servicio a cambio. En la Escuela Inclusiva participan en el proceso de cambio personal y social, junto a sus familiares y comunidad más cercana.
 
En la Escuela Integradora la comunidad del alumno se limita a sus padres y hermanos.
La Integración Escolar
 
La integración educativa de los alumnos y alumnas con discapacidad se inició en diferentes países en los años 60 del siglo XX. Posteriormente, la UNESCO, en 1977 impulsó la integración escolar de los discapacitados. Dentro de un movimiento social de lucha de los derechos humanos, especialmente de los más desfavorecidos, se hace voz común la integración. El argumento esencial para defender la integración tiene que ver con una cuestión de derechos y con criterios de justicia e igualdad.
De la Integración a la Inclusión
Un nuevo término que encontramos en la literatura reciente es el de “Inclusión“. Es más amplio que el de Integración y parte de un supuesto distinto, porque está relacionado con la naturaleza misma de la educación general y de la escuela común. La Inclusión implica que todos los niños y niñas de una determinada comunidad educativa aprenden juntos, independientemente de sus condiciones personales, sociales o culturales. Se trata de lograr una escuela en la que no existan “requisitos de entrada” ni mecanismos de selección o discriminación de ningún tipo; una escuela que modifique substancialmente su estructura de funcionamiento y propuesta pedagógica para dar respuesta a las necesidades educativas de todos y cada uno de los niños y niñas, incluidos aquellos que presentan una discapacidad.
En mi opinión, abogo por el término discapacidad, como el más adecuado y la inclusión educativa como la mejor pedagogía hasta el momento.
Gracias a mis conocimientos sobre Filosofía y Cultura Griega y Romana, considero que la persona completa es la meta de toda educación.
Por mi experiencia personal como discapacitado físico y sensorial he comprobado que la sociedad del siglo XXI no está preparada para el “todo incluido“, excepto en los hoteles y previo pago, de manera que he optado por ser yo quien aprenda a adaptarse a la sociedad, para seguir adelante.
Considero que la inclusión rd una labor y un cambio que debemos realizar como sociedad, mientras que la integración es una tarea más personal e individual, pues no podemos obligar a integrarse o a entrar a formar parte de algo, a quien no desea integrarse o formar parte de algo.

Deseo aportar una nueva visión, con mis estudios y mi experiencia como discapacitado, para ayudar a las personas que deseen mi ayuda y me puedan necesitar.

Clasificación y actividades para potenciar las inteligencias múltiples

Teoría de las inteligencias múltiples.

Resultado de imagen para inteligencia multipleTodos hemos oído hablar del coeficiente intelectual y por supuesto conocemos la definición de inteligencia como la capacidad de entender, comprender y resolver problemas.

Pero hoy vamos a hablar de un nuevo concepto en el estudio de la inteligencia que vamos a identificar como la teoría de las inteligencias múltiples que se basa en un nuevo modelo de definición y estudio de la inteligencia.

En él se define la inteligencia bajo un concepto más amplio y rico, que va más allá del éxito académico de los niños, en función de sus resultados escolares. Ya que la realidad nos demuestra que hay niños que son muy hábiles en deporte pero no tan brillantes en otras asignaturas como lengua o matemáticas. Este hecho, sirvió de evidencia para que se estableciera un concepto de inteligencia diverso, integrado por ocho tipologías diferentes, y bajo la conceptualización de las mismas como una habilidad.

Y lo que vamos a aprender es que las inteligencias múltiples se pueden educar, entrenar y ejercitar.

¿Cómo se clasifican ¿ ¿Qué actividades contribuyen a potenciar cada una de ellas? Son las respuestas que intentaremos resumir a continuación.

1. Inteligencia lingüístico-verbal

La capacidad del lenguaje es una habilidad que desarrolla todo ser humano, y que será una de las principales habilidades para relacionarse con sus iguales.

•    Actividades educativas: debates, escribir diarios, lectura oral, presentaciones orales, libros, etc.

2. Inteligencia lógico-matemática

La resolución de problemas abstractos forma parte de nuestra vida diaria, utilizando en dicho proceso diferentes

•    Actividades educativas: resolución de problemas abstractos, cálculos mentales, juego con números, etc.

3. Inteligencia espacial

La resolución de problemas relacionados con el espacio se aplica en diferentes ámbitos de nuestra vida diaria.

•    Actividades educativas: actividades artísticas, mapas mentales, visualizaciones, metáforas, vídeos, gráficos, mapas, juegos de construcción, etc.

4. Inteligencia musical

Diversos estudios se han preocupado por estudiar en la infancia la percepción auditiva, considerándola como una habilidad natural en la primera infancia.

•    Actividades educativas: cantar, tocar instrumentos, escuchar música, asistir a conciertos, etc.

5. Inteligencia corporal cenestésica

La inteligencia cenestésica hace referencia al desarrollo de movimientos corporales especializados, como los necesarios para la danza o el deporte.

•Actividades educativas: teatro, danza, relajación, deportes, etc.

6. Inteligencia intrapersonal

Está relacionada con el conocimiento de los aspectos internos de la persona, en relación sobre todo con sus emociones, y con el ánimo de interactuar con los otros y a su vez orientar nuestra conducta.

•    Actividades educativas: ejercicios relacionados con la autoestima, redacción de diarios personales, proyectos individuales, etc.

7. Inteligencia interpersonal

Se basa en nuestra capacidad para interactuar con los demás, mediante una correcta gestión de las relaciones con los iguales, basados en la empatía, la motivación y la retroalimentación positiva.

•    Actividades educativas: aprendizaje cooperativo, juegos de mesa, tutorías, debates, etc.

8. Inteligencia naturalista o ecológica

Se trata de una competencia relacionada con la percepción de las relaciones que existen con otras razas, y especies vivas.

•    Actividades educativas: diferentes actividades relacionadas con la interacción con el medio ambiente: excursiones al campo, cultivo de un huerto, visita al zoo o a una granja, etc.

Visto como se clasifican y que podemos hacer para educar en nuestros hijos actividades donde las pueden practicar, encontramos que lo más importante para que nuestro hijo desarrolle su inteligencia es de nuestro tiempo, ya que necesita practicar y aprender para poder llevar a cabo todo su potencial.

Hay ciertas cosas con las que podemos ayudarles como:

1) Buscar los estímulos adecuados

Si queremos potenciar la inteligencia de nuestro hijo, no hay mejor forma que poner a su alcance estímulos que puedan lograr ese objetivo.

2) Pasar tiempo en familia

Si vamos a fomentar que nuestro hijo esté en contacto con diferentes estímulos, no podemos dejar que lo haga a solas. La idea, por tanto, es aprovechar para pasar ratos de ocio, que sean de calidad, en familia.

3) Leerle cuentos

El cuento no solo narra una historia, sino que muestra al niño cómo debe reaccionar ante los acontecimientos que van sucediendo: sorpresa, miedo, seducción, angustia, curiosidad, alarma…

4) Cuidar nuestro lenguaje no verbal

Hay que tener en cuenta que “el lenguaje no verbal es el principal lenguaje que utilizamos para educar. Más del 80 % de la información la procesamos a partir de lo que observamos inconscientemente.

5) Elegir bien sus juguetes

Existen muchos juguetes que potencian la lógica, el lenguaje, habilidades cognitivas (como la memoria, la atención o el razonamiento) que son magníficos para un desarrollo intelectual óptimo de las personas.

6) Hablar con ellos

Nuestros hijos tienen su propio mundo interior, sus propios conflictos, necesidades, miedos y si queremos saber de ellos, la mejor herramienta es la que utilizaríamos con cualquier adulto: Hablar con ellos.

7) Dar responsabilidades (por ejemplo en el hogar)

El desarrollo del niño no solo se centra en sus capacidades afectivas, culturales y educativas, sino también en enseñarle a cómo desenvolverse en el día a día. Eso también incluye el cuidado de la casa, algo que debe ser compartido por toda la familia.

Potenciar la responsabilidad y autonomía les va a ayudar en su formación personal en la vida.

 

Para ampliar información:

http://www.elmercaderdejuegos.es/blog/clasificacion-y-actividades-para-potenciar-las-inteligencia-multiple.html

http://smoda.elpais.com/moda/7-claves-para-fomentar-la-inteligencia-de-nuestros-hijos/

http://faros.hsjdbcn.org/es/articulo/aprende-como-ejercitar-inteligencia-ninos-segun-teoria-inteligencias-multiples

http://barcelonaalternativa.es/el-padre-de-inteligencias-multiples/

Ideas para desarrollar la imaginación de los niños.

Resultado de imagen para imaginacion de los niños

El deseo de todos los padres es ver en sus hijos habilidades positivas reflejadas, como la imaginación. Un niño que desarrolla una buena imaginación será una persona que tendrá recursos personales para encontrar buenas soluciones a sus problemas; que además, sabrá ingeniárselas para crear alternativas de acción ante la consecución de objetivos; y que encontrará maneras sanas de relacionarse con el mundo y los demás.

Existen muchas maneras de potenciar la imaginación de nuestros hijos. Estas son las 10 más fáciles de llevar a cabo. Están especialmente indicadas para niños menores de 10 años.¡Toma nota!

1. El aburrimiento es bueno ¡Déjales que se aburran!

Los padres tienen la tendencia de programar cada actividad que realiza el pequeño. Teniendo en cuenta que los niños necesitan un horario muy estructurado, esta tendencia puede ser buena, hasta ciertos límites. Debemos de ofrecerles la oportunidad de aburrirse, para que sean ellos mismos los que elijan que actividades quieren hacer.

Es recomendable que esto ocurra en el tiempo diario establecido para el juego. De esta manera, estaremos potenciando la creación de alternativas ante situaciones que ocurren en nuestro día a día. Si vemos que el niño no sale de su aburrimiento, podemos ofrecerle un número no demasiado extenso de alternativas, siempre dejando que sea él el que elija una de ellas.

2. Leerle cuentos e inventar otros finales alternativos

Los cuentos son unos recursos magníficos para nutrir la imaginación de los pequeños. No solo les relaja y les divierte; además, el niño crea en su mente una representación única de los personajes y el escenario donde ocurre la trama. Para que esta creación mental sea más potente, el cuento debe contener muchos detalles y pocos dibujos.

Una manera de favorecer más aún su representación imaginaria consiste en no enseñar el dibujo al principio de cada página, sino al final. Así la representación será libre y genuina. Para potenciar todavía más la imaginación, podemos inventar finales alternativos. Esto suele gustarles mucho, aunque es una capacidad limitada por la edad.

3. Anímale a escribir cuentos

Si no sabe escribir aún, podéis hacer una pequeña historia con dibujos. El objetivo no es la tarea de realizar un cuento, sino la invención de la historia, los personajes, la trama. Además, el tema del cuento puede darnos ideas sobre sus valores y su personalidad.

4.Los juguetes están bien, pero los objetos básicos también

Actualmente existen juguetes que tienen como objetivo potenciar la imaginación de los más pequeños, aunque no dejan de ser objetos definidos que llevan asociadas tareas específicas de interacción con ellos. No dejan de ser útiles, pero existen también otros objetos que pueden ayudar todavía más a fomentar la imaginación.

Se trata de esos objetos básicos que encontramos por cualquier rincón y que pueden ser convertibles fácilmente en juguetes. Una caja, un tubo de cartón, un trozo de papel… Ofréceles este tipo de objetos y observa con qué facilidad le dan un uso. Las alternativas son muchas; cuando se cansen de darles ese determinado uso, podemos ayudarles a darles otro.

5.Limita el uso de la televisión

La imagen ofrece patrones ya establecidos. La imaginación se desarrollará mucho más si es el propio niño el que crea sus propias representaciones.

6. Deja siempre disponible material de pintura

Desde bien pequeños, los niños plasman en el dibujo todas sus emociones. Un simple garabato puede darnos a conocer estados emocionales del pequeño. Pero no solo eso; ellos juegan con los colores y las formas a medida que van dominando la psicomotricidad fina.

Descubren nuevas formas, nuevos colores, intentan dibujar aquello que les llama la atención. Los dibujos libres son una fuente de imaginación inagotable que debemos potenciar. Para ello, es recomendable que el pequeño tenga siempre disponibles folios y colores. ¡Cualquier momento es bueno para desarrollar la imaginación!

7. Jugar al juego “Qué harías si…”

Se trata de un juego que nos servirá para afinar nuestra imaginación, y al que además, podemos jugar en cualquier lugar. Consiste en plantear situaciones hipotéticas y crear alternativas de solución. Por ejemplo: “¿Qué harías si te encontraras un perrito perdido por la calle?”.

8. Dale tiempo para pensar e imaginar

A veces les exigimos una respuesta muy rápida a nuestras preguntas. Dejémosles el tiempo suficiente para pensarlas, sobre todo si esas respuestas pueden tener consecuencias.

9. Aprovecha el juego diario para preguntar

No hay nada mejor que compartir ratitos de juego para potenciar más aún su imaginación. De esta forma, si jugamos, por ejemplo, a las muñecas, podremos formularle preguntas como “¿Qué le pasa a la muñeca, que se está riendo? ¿Qué le estás dando de comer?”…

10. Refuerza sus ideas sanas e ignora las insanas

¿Tu hijo ha dibujado un dibujo relacionado con un valor que quieres ver en él? ¿Ha solucionado muy bien una situación planteada en el juego “¿Qué harías si…”? Entonces, deberás reforzarle. Aunque las mentiras requieren cierta imaginación para ser inventadas, no deberemos reforzar esta manera de desarrollarla. Según la gravedad de la mentira, podremos ignorarla o castigarla.

Tomado De Psicopedagogía

Compartido por 

Estrategias para mejorar la concentración.

-Cómo mejorar la concentración-

Aunque no lo creas ahora, mejorar la concentración te hará más eficaz. A menos que seas perfecto, seguro que de vez en cuando las distracciones reducen tu eficacia a la hora de hacer una tarea.

como-mejorar-la-concentracion-infografia.jpg

La razón por la que la mayoría de la gente tiene dificultad para lograr sus objetivos no es la falta de conocimientos o capacidades. Es mucho más común que carezcan de la capacidad de mantener la concentración durante el tiempo suficiente para llevar las tareas a buen fin.

Cuando fallamos en una tarea es relativamente fácil llegar a la conclusión de que se necesita más capacitación, pero antes de tomar ese camino, dedica un momento a considerar que es posible que sólo necesites mejorar la concentración.

Mejorar la concentración nos hace más fácil identificar las tareas que requieren mayor atención, además de completarlas de un modo más eficaz. Esto nos permite focalizar el esfuerzo en las cosas importantes, permitiendo eliminar las tareas que contribuyen poco o nada a nuestros objetivos principales.

Se supone que Internet y las nuevas tecnologías deberían hacernos las cosas más fáciles, pero en realidad han tenido el efecto contrario debido a su enorme poder distractor. Pero esas distracciones no se limitan sólo a las computadoras y a la tecnología, también debemos incluir a los compañeros de trabajo, la familia, y  muy especialmente a nuestra propia mente errática.

La mayoría de las distracciones son cosas sin importancia aparente y se podría pensar que relativamente inofensivas de manera aislada. El problema es que esas pequeñas distracciones se suman de manera casi imperceptible hasta convertirse en grandes periodos de dilación, que nos impiden prestar la debida atención a las actividades que más importan. De ahí la necesidad de aprender a mejorar la concentración.

Cómo mejorar la concentración

Cuando hablamos de mejorar la concentración la gran cuestión a resolver es cómo derrotar a las distracciones. Hay muchos métodos diferentes que se pueden utilizar para eliminar las distracciones. En el presente artículo damos sólo algunas claves que podrás implementar en tu rutina diaria y que te ayudarán a ser más eficaz:

1. No te limites a copiar lo que otros hacen

Cuando intentes eliminar las distracciones de tu entorno debes tener en cuenta que lo que funciona para otros puede no funcionar para ti. Por ejemplo, para algunas personas escuchar música en sus auriculares es una buena estrategia, mientras que para otras tiene el efecto contrario, es decir, la música se convierte en una distracción.

Si ves un método que funciona para otra persona y piensas que podría funcionar para ti, haz lo posible por ponerlo a prueba, pero no asumas desde el principio que va serte igualmente útil.

2. Controla tus hábitos

La mejor manera de identificar y eliminar las distracciones de tu entorno es examinar tus propios hábitos. Es útil mantener un registro de la gestión que haces de tu tiempo durante unos días. Registrar lo que estabas haciendo para cada período de 15 minutos. Es importante que anotes esto al final de cada período para asegurar la exactitud.

Tal vez ahora pienses que lo sabes todo acerca de los hábitos que te resultan más eficaces y aquellos que te están causando problemas, pero no suele ser así. La mayoría de la gente se sorprende cuando analizan los resultados de sus registros. Los malos hábitos y las distracciones pronto se hacen evidentes. Una vez que haya identificado tus malos hábitos, podrás empezar a eliminarlos uno por uno.

3. Usa límites temporales

Cuando estableces un límite de tiempo, te ves obligado a mejorar la concentración. Casi se convierte en un juego de “vencer al reloj”‘. Tendrás que probar hasta identificar los plazos más apropiados para ti, pero puedes comenzar del siguiente modo:

Usa un cronómetro y limita tus períodos de trabajo de 25 a 50 minutos con un descanso de 5 minutos entre tareas. Si crees que una tarea va a llevarte más de 50 minutos divídela en partes más pequeñas que te permitan experimentar una sensación de logro al completarla. El uso de plazos también mejorará tu concentración de las siguientes maneras:

  • Te verás obligado a hacer primero las partes más importantes de cualquier tarea. Este es un enfoque más eficaz que simplemente trabajar en una tarea hasta su finalización.
  • El uso de un temporizador te ayudará mantener la atención en una sola tarea. Esto tiene importantes beneficios en cuanto a la eficacia de la ejecución, pero también a la hora de controlar el estrés. Al focalizarte en una sola tarea estarás eliminando preocupaciones innecesarias provocadas por las innumerables otras tareas que podrías estar haciendo.

4. Si no lo utilizas elimínalo

Cualquier cosa que no sea absolutamente necesaria para la tarea en cuestión debe ser eliminada. Solemos tener el mal hábito de mantener el navegador abierto, junto con la cuenta de correo electrónico, al mismo tiempo que trabajamos en cualquier tarea. Lo habitual es que tarde o temprano le echemos un vistazo.

Este vistazo, que inicialmente nos quitaría tan solo cinco minutos de nuestro valioso tiempo, con mucha probabilidad llegará a convertirse en una distracción de 30 minutos.

Conclusión, si no lo necesitas para la tarea no lo tengas a tu alcance. Eso incluye el correo electrónico, notificaciones, juegos, cerrar la puerta y desconectar el teléfono, si es posible. Todo esto puede sonar un poco excesivo o innecesario, pero una vez lo hayas probado verás mejorar la concentración en un tiempo récord.

5. Haz una pausa para reflexionar

Para que se produzca una distracción deberías estar haciendo algo útil en el primer lugar. La clave para evitar la distracción es darte cuenta de que estás haciendo lo que realmente tienes que hacer en este momento.

La primera vez que implementas nuevos hábitos para evitar las distracciones, te encontrarás con fuertes impulsos para hacer justo lo que estás tratando de eliminar, como consultar el correo, mirar avisos de Facebook, chatear con los colegas, etc. Se trata de una resistencia natural al cambio.

Antes de sucumbir a la tentación haz una pausa de 10 segundos. Toma una respiración larga y profunda y pregúntate “¿qué es lo más importante que podría estar haciendo en este momento?”Se honesto contigo mismo y por lo general llegarás a la conclusión de que la distracción no te aportará nada importante y que por tanto es mejor evitarla.

Es obvio que para llegar a obtener los resultados esperados en relación a los objetivos que nos planteamos para cada momento temporal, es imprescindible ser capaz de mantener la concentración en un nivel aceptable. Da igual que se trate de tareas cotidianas o de objetivos vitales y trascendentes.

La capacidad de concentración se pierde con relativa facilidad, por lo que si tus resultados no son tan buenos como te gustaría que fueran, lo más probable es que haya una importante justificación para que te plantees mejorar la concentración.

Los hábitos que se han propuesto anteriormente no van a resolver todos sus problemas de inmediato, pero que te permitirán realizar progresos significativos y mejorar tu concentración en gran medida.

Es probable que te resulte difícil al principio, pero están al alcance de cualquiera. Puedes hacer más cosas en menos tiempo aprendiendo a mejorar la concentración, evitando las distracciones que te hacen perder un tiempo precioso. Cuanto antes te pongas en marcha antes verás los resultados. ¡¿Aún no has cerrado el correo?!

Tomado de: Psicopedia.Org

Compartido por: